Cualquier compra de productos procedentes de fuera de la Unión Europea debe pasar por un control y, además, pagar lo que se conoce como aduanas.

Es decir, una cantidad que se añade al coste del paquete.

Normalmente eso es la teoría, pero en la práctica cuando se compra a otro país en la mayoría de las ocasiones no suele existir este procedimiento de aduanas. Cuando se escoge un método de envío tradicional (por ejemplo, Correos) es muy posible que el paquete no sea detenido en aduanas y que llegue al domicilio sin tener que abonar sobrecostes. Aún así no es una teoría segura al cien por cien.

En resumen, si se realiza la importación y exportación de mercancías se abonará el IVA (o IGIC), impuestos especiales, un arancel y además habrá que presentar una declaración de importación conocida con las siglas DUA.

Procedimientos de aduanas

1. Procedimiento simplificado

El procedimiento simplificado consiste en que si se adjunta la factura del paquete y tiene un valor entre 22 y 150 euros llegará al domicilio como siempre.

2. Procedimiento ordinario

Este es el caso más complejo. El paquete es parado por la aduana y no lleva la factura adjunta o su valor es superior a los 150 euros. En esta ocasión, el paquete no llegará al domicilio y se quedará retenido en aduanas. Previamente se recibirá un aviso con las indicaciones a seguir para poder reclamar el paquete.

Ante esta situación se puede actuar de tres maneras:

– Hacer las gestiones personificándose en aduanas.

– Contratar los servicios de un agente de aduana.

– Elegir a Correos como representante para realizar los trámites. Esta opción es la más demandada por los clientes. Las tarifas que se deberán abonar a correos son: DUA + retención en el almacén + 21 % IVA + un arancel que va en función del contenido del paquete.

Compras internacionales que también pueden torcerse

Seguramente, el precio del artículo que se haya comprado fuera del país sea una ganga, pero a cambio se deben sufrir largas esperas, el largo trayecto en transporte marítimo hasta llegar al destino -China cuenta con alguno de los puertos más importantes del mundo, y lidiar con las aduanas. Aunque en la mayoría de los envíos no hay problemas es una lotería, porque está la posibilidad de que se retenga.

Si sucede lo que se ha descrito el beneficio que se había adquirido ya no lo será tanto. Otro aspecto importante en estas situaciones es la garantía de los objetos que será recomendable tener claro antes de realizar cualquier tipo de compra.

Finalmente, solo cabe destacar la importancia de tener claras las consecuencias de comprar a otros países al estar presente la posibilidad de que los elementos sean parados en aduanas.

Recommend
  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIN
  • Pinterest
Share
Tagged in