La trazabilidad se ha convertido en un pilar fundamental de la industria logística. Las empresas de logística y distribución saben de su importancia.

La trazabilidad logística puede definirse como la propiedad o capacidad que identifica los materiales en cualquier parte de los procesos de producción, centrándose en el detalle de sus componentes, superando los límites de la empresa y orientándose siempre al exterior de la misma. Extiende, por otro lado, el seguimiento del producto a lo largo de toda la cadena del suministro, desde que sale del proveedor hasta la llegada al consumidor final.

Existen varios tipos de trazabilidad logística:

Trazabilidad hacia atrás: en ella se hace referencia a la identificación de los diferentes productos que llegan a una compañía  y a la información del proveedor. Suelen ser productos finales en la empresa, materias primas o componentes.

Trazabilidad interna o de proceso: en este tipo se hace referencia al proceso de seguimiento de productos dentro de la compañía, independientemente de si se están produciendo nuevos o no. Aquí, se relaciona lo que entra con lo que sale de la empresa y se establece un sistema que pueda aportar información sobre el recorrido del producto en caso de que se dañe el mismo.

Trazabilidad hacia delante. En esta trazabilidad, se habla de los productos que se encuentran preparados para la salida y del cliente al que tienen que destinarse. En otras palabras, se identifican los productos que salen de una empresa y en las que se van a entregar.

Ventajas de la trazabilidad logística

En la mayoría de casos, es una imposición legal en diferentes sectores, como el agroalimentario. También es una gran herramienta en la gestión de la logística y distribución, puesto que ayuda a ordenar los trámites y la gestión de las mercancías. Entre otras ventajas, podemos destacar las siguientes:

Ayuda a mejorar el control interno de la mercancía.

– Automatiza la entrada de los datos sobre productos.

– Mejora la disponibilidad de la información.

Mejora la velocidad en los datos de transmisión.

– Realiza un mayor control en las expediciones de transporte, mejorando la gestión de stocks, dando mejor servicio.

Se incrementa la fiabilidad de la preparación de los pedidos.

Los siguientes pasos que las empresas van a dar en materia de trazabilidad van ligados a incorporar diferentes estándares internacionales, en algunos permitiendo directamente la comunicación entre interlocutores comerciales y con estándares específicos en estas trazabilidades.

En definitiva, la trazabilidad es importante para las empresas que se dedican a la logística y distribución, ya que mejora los procesos, el transporte y la información acumulada. Además, la implantación de nuevas tecnologías a este tipo de trazabilidades hace posible que los registros de productos e información se realicen de una forma fiable y detallada.

Recommend
  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIN
  • Pinterest
Share
Tagged in